.

Español English Français

Cuenta regresiva

Publicado el 13 de Febrero de 2020

Desde el 2016, cuando se intervino Electricaribe, han pasado tres largos años; pero hoy podemos decir que empezó la cuenta regresiva para que la difícil situación llegue a su fin. El 28 de febrero esperamos darles a los colombianos, en especial a los habitantes de la costa Caribe, la buena noticia de la adjudicación de la o las empresas que se encargarán de la operación del servicio de energía en los siete departamentos de esta región.


Una de las primeras decisiones que tomó el presidente Iván Duque tan pronto asumió su mandato fue la de presentar un nuevo paquete de medidas que solucionaran definitivamente los problemas en la prestación del servicio a cargo de Electricaribe. Este nuevo proceso contempló estrategias que hicieran más atractiva la empresa para los inversionistas, y garantizar que quienes lleguen a operar los activos de distribución y comercialización de esa empresa tengan los recursos necesarios para lo más importante: hacer inversiones que mejoren las condiciones del servicio.

El anterior proceso de búsqueda de un nuevo operador, que concluyó sin éxito, contemplaba incluir todos los pasivos de la empresa, es decir, que quien asumiera la operación debía contar en su presupuesto con más de 7 billones de pesos para el pago de estos pasivos, antes de meterse la mano al bolsillo para hacer cualquier tipo de inversión,. Al no prosperar esa iniciativa, y luego de obtener la habilitación en la ley del Plan Nacional de Desarrollo, se decidió implementar un  nuevo proceso en el que la nación asumiera el pasivo pensional y las deudas postoma de la compañía, relajando la caja y la carga financiera de la o las nuevas empresas que reemplazarían  a Electricaribe.

Otra de las decisiones tomadas se relaciona con la estructura de la empresa. Después de tres meses de estudios técnicos, financieros y operativos se concluyó que lo recomendable era dividir el mercado de energía de la región con el fin de  hacer más manejable la gestión. Analizamos cuatro alternativas y llegamos a la decisión de segmentar el mercado en dos: Caribe Mar (Bolívar, Cesar, Córdoba y Sucre) y Caribe Sol (Atlántico, La Guajira y Magdalena).

De esta manera buscamos atraer inversionistas que estén en capacidad de asumir la operación de Electricaribe, de ejecutar un plan de inversiones serio para mejorar la infraestructura, controlar perdidas; y de asegurar una gestión eficiente;  porque lo que sucedió con Electricaribe nunca más debe volver a suceder con ninguna otra empresa de servicios públicos en el  país.

Sabemos que han sido tres años de mucha paciencia y aguante, sobre todo para los habitantes  de la costa Caribe. Hemos hecho todos los esfuerzos humanamente posibles para adelantar un proceso técnico, operativo y financieramente responsable que ofrezca una solución sostenible en el tiempo.

El próximo 28 de febrero esperamos adjudicar la nueva operación. La cuenta regresiva empezó para la llegada de uno o dos nuevos operadores que le devuelvan la confianza  a los caribeños, porque sabemos y entendemos que, si funcionan los servicios públicos, funciona el país.

Publicada en EL HERALDO


Filtro de noticias