.

Español English Français

Reciclar: Una decisión inaplazable

Publicado el 4 de Junio de 2019

Se estima que para el año 2030 la clase media mundial aumentará considerablemente y la generación anual de residuos por persona será de 321Kg, lo que significaría 18,74 millones de toneladas de residuos generados en el país. Para poder almacenarlos, necesitaremos 130 estadios del tamaño del Pascual Guerrero al año. A los rellenos sanitarios en el país se les agota la vida útil, y la alternativa que tenemos para ampliar estos períodos es el reciclaje en el marco de una economía circular.  


En el año 2018, 232 organizaciones de recicladores aprovecharon 767.137 toneladas de residuos en 25 departamentos, solo Bogotá participó con el 80% del material reportado. En cuanto a los tipos de material, el papel y cartón son los materiales que más fueron aprovechados representados en un 55% del total. Siguen los metales con alrededor del 30% y los plásticos con solo 8.8%, esta última cifra es una alerta más en la lucha por la conservación del medio ambiente.

A pesar de las campañas que desde todos los sectores se han impulsado, todavía no sabemos cómo reciclar y no es un hábito. La cifra es asombrosa: El 78% de los hogares colombianos no separa en la fuente, es decir, no recicla. Por ejemplo, botar un envase de yogurt sucio (que se puede reciclar perfectamente si está limpio) a una caneca de reciclaje, contaminará lo que está adentro y disminuye el valor de todos los residuos que se encuentran allí depositados. No es solo separar sino separar bien.

Existe toda una oportunidad de crecimiento económico alrededor del aprovechamiento de residuos sólidos. Miles de millones de pesos se entierran a diario en los rellenos sanitarios representados en residuos que son desaprovechados y que podrían ser reciclados, comercializados y transformados en materias primas para muchos sectores.

Por eso desde la Superintendencia de Servicios Públicos impulsamos la economía circular que busca aprovechar los materiales que se encuentran en los residuos, a través de su re-introducción en la cadena productiva, para generar nuevos productos. Tomar lo que se creía un desecho, como materia prima para crear algo nuevo, reciclar.

Pero aún nos falta. Esto no es un trabajo que recae solo sobre los recicladores y las empresas prestadoras del servicio de aseo, esto es un tema que de  todos. Por eso quiero hacer un llamado a la ciudadanía a que no aplace más la decisión de reciclar. Invito al sector privado a que se vincule aún más con incentivos como otorgar descuentos en futuras compras a quienes lleven objetos en desuso y que se puedan aprovechar en la cadena de producción de su negocio. Y a mis compañeros de Gobierno, les propongo buscar alternativas para asegurar una mejor gestión de los residuos en las entidades que dirigen, liderados por el interés superior del Estado de garantizar la sostenibilidad ambiental de nuestro país y soportados en los pilares de la Equidad, la Legalidad y el Emprendimiento. 

Con pequeñas acciones podemos cambiar el curso de las cosas, reducir la cantidad de residuos que colapsan los rellenos, dinamizar la industria, aportar al crecimiento económico, al medio ambiente y dejar un mejor país a nuestros hijos.

Superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios

 

 

 

 


Filtro de noticias